ALAMBRES VIVOS DE PURO ROCK N ROLL

Por: Javier Andrés Barrero Salazar.

En tiempos en los que la música se ha convertido más que en un arte en una producto de consumo rápido, esto tal vez en razón a la inmediatez que exige lo visual por encima de lo conceptual, se estrena gracias a Netflix la película basada en la banda de Glam, Heavy, Hair o como quieran acompañar a la palabra Metal, The Dirt, una especie de Alter Ego de Motley Crue, un grupo que hizo lo necesario para que su nombre hiciera parte de la historia del Rock. Y no solo por su aporte artístico, precisamente.

En esta biopic (Película biográfica de una persona o de un grupo), se nota la clara intención de los cuatro artistas directamente involucrados (Sixx, Lee, Marx y Neil) en hacerle saber al mundo que lo que se conoció de ellos por terceros o por chismes de farándula de la época, era literalmente cierto, aunque eso sí, con un toque humanista que recuerda que ellos son humanos comunes y silvestres, con alegrías, tristezas, frustraciones y dolores afines a los de cualquier ser humano.

Se ve a Nikki Sixx desde niño sintiendo el dolor del rechazo, del abandono de su padre cuando apenas tenía dos años de edad, su madre, una libertina que no pronunció palabras de amor hacia su hijo con mucha frecuencia y que le dejó esos vacíos al punto de convertirlo en un ser autodestructivo que solo encontraba en las drogas y el licor los supuestos compañeros de su soledad, hasta que en uno de esos excesos clínicamente muere, solo que para fortuna de los seguidores de Motley Crue, uno de los paramédicos de la ambulancia que lo auxilió resultó ser fanático del grupo, este le inyectó morfina directo al corazón dos veces, recordando la fabulosa escena de Pulp Fiction en la que un desesperado John Travolta acude a la casa de su proveedor de drogas (Interpretado por Eric Stolz) para que le ayude ante la sobredosis que acaba de sufrir la esposa de su jefe, papel hecho por la magnífica Uma Thurman, Stolz clava una aguja con dosis de morfina en pleno corazón. Tanto Sixx como Mia Wallace (Personaje de Thurman), vuelven a la vida con un grito salido directamente de sus almas.

Mick Marx por su parte, es tal vez el menos inconsciente de los cuatro Crue, esto tal vez por ser el mayor y por tener una enfermedad degenerativa en los huesos de la espalda que no le permitían excesos y que le daba para ser el más sensato de estas estrellas. Siempre respetado, su palabra era escuchada con atención.

Tommy Lee representa al muchacho buena onda que le gusta el Rock y que hace de él un estilo de vida, su carisma y porte le dieron para relacionarse con estrellas de Hollywood como Heather Locklear y Pamela Anderson.

El vocalista, Vince Neil, representa el hedonismo en su forma más pura: vicios y excesos hasta que el cuerpo aguante.

Estas cuatro personalidades juntas crearon un grupo que marcó huella, inicialmente en los Ángeles, luego en Estados Unidos y posteriormente en todo el mundo. Sus conciertos siempre fueron un viaje con pirotecnia, muchas luces y buena música, solo por mencionar el formidable “Carnival of Sins”, un espectáculo grabado en el 2006 dentro de una inmensa carpa de circo y lleno de personajes que hacen parte de esa cultura.

Cabe destacar el papel que cumplió Doug Mcgee en la banda, los representó e hizo del grupo uno de los más famosos del mundo, supo manejarlos y guiarlos en medio de todos los excesos y desventuras que vivieron los Crue, como la que recrea la película en la piscina cuando estaban de gira con Ozzy Osbourne y este, sin asomo de nada, simplemente inhala unas hormigas y lame su propio orín y el de Sixx.

Es cierto, no da para mayores elogios intelectuales, es una película seca, ordinaria, a pesar de eso, es bien recreada, sin artilugios, sin pretensiones ni excesos dramáticos o narrativos, The Dirt es una acertada entrada al mundo caótico de Motley Crue del cual salieron parcialmente y que hoy en día los tiene de retirada en la escena. Infortunadamente no creo que alcancen a pisar estas tierras para verlos en vivo.

¿Por qué acierta The Dirt? Porque está directamente supervisada por los cuatro Crew, porque ellos son los productores y porque se acerca bastante a la realidad de Motley Crue en sus inicios.

Sumamente agradable y bastante recomendable. Si No le gusta Motley Crue, véala solo por curiosidad, si le gusta la banda, véala para tratar de acercarse un poco al complejo mundo de Sixx en particular. Recuerde finalmente que ellos, para bien o para mal, fueron de los primeros en tratar de que el Metal, además de música fuerte, fuera estéticamente agradable. Y eso en una sociedad agresivamente visual, cuenta mucho.

Prepárense, En esta industria, la de la música, falta mucho por contar. Y el cine lo sabe. Y se aprovechará de eso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here